Esta web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Puede encontrar más información y cambiar sus preferencias en la política de cookies

¿Para qué se utilizan los termoplásticos?

Este tipo de plástico está cada vez más extendido en todos los sectores, y aquí veremos sus principales usos

 

¿Para qué se utilizan los termoplásticos?

 

 

Los materiales plásticos se han convertido en los principales aliados de muchos tipos de industria. Si lo pensamos, nuestro día a día gira en torno a su uso. Desde la funda de nuestro teléfono móvil hasta las piezas de nuestro coche, los envoltorios de algunos alimentos, las botellas… Prácticamente todo lo que nos rodea tiene algo que ver con ellos.

Ahora bien, no todos son los mismos tipos de plásticos. Dada su naturaleza y versatilidad, hay decenas de tipos diferentes, aunque todos parten de dos categorías principales: los termoplásticos y los termoestables.

¿Qué son exactamente los termoplásticos? Son plásticos que, a altas temperaturas, pueden llegar a fundirse para cambiar de forma. Sin embargo, al enfriarse, se endurecen para mantener esa nueva forma que se les haya aplicado.

Dadas sus características, podemos ver muchas aplicaciones de los termoplásticos diferentes en todos los sectores, tanto profesionales como particulares. Para entender mejor cómo son y lo que pueden llegar a hacer, aquí vamos a ver los principales usos de los termoplásticos en todo el mundo.

 

Usos principales de los termoplásticos

Los termoplásticos pueden tener diferentes estructuras (amorfas, cristalinas y micelares o lamelares). Esto afecta a sus características, aunque no a su naturaleza. Es precisamente gracias a su capacidad de reutilización por lo que abarcan el 90% de los plásticos que nos rodean a diario.

Entre los más usados están el poliéster, el teflón, el polipropileno, el policloruro de vinilo, el policarbonato, el polibutileno, el poliestireno y muchos más. Todos ellos están compuestos de una base de petróleo crudo combinada con hidrógeno, oxígeno y carbono a la que se le pueden añadir componentes químicos como el nitrógeno, el flúor, el silicio, el azufre, etc.

¿Y para qué se usan si son tan útiles? Pues podemos verlos en todas partes. Por ejemplo, el polipropileno se usa principalmente para las tapas de envases y para fibras textiles gracias a su flexibilidad y su aislamiento del agua, amén de su transparencia. Por otra parte, el polietileno se usa sobre todo para la elaboración de recipientes como cubos, incluso para material para el hogar.

Por otra parte, el cloruro de polivinilo o PVC, muy conocido por su dureza e impermeabilidad, amén de su resistencia a la electricidad, se utiliza principalmente para desagües y tuberías por las que pasa el agua. No obstante, también es común en la juguetería, el mobiliario y hasta la ropa.

No podemos olvidar tampoco otros usos como los envases de bebidas, en los que se suele usar el tereftalato de polietileno. Tampoco el poliestireno, muy empleado para envasar y para materiales de laboratorio por su dureza; o el polibutileno, empleado en la fontanería y la calefacción.

Hay muchos más usos en base a los tipos de termoplásticos. Hasta el revestimiento de los aviones y los cohetes, por no hablar de las prótesis, recurre a ellos, más concretamente al teflón (politetrafluoroetileno).

En definitiva, son un tipo de plástico que, como decíamos antes, está enormemente extendido por todo el mundo. Tiene una versatilidad gigantesca y, gracias a todas las variantes que hay y sus características, su potencial es casi ilimitado. Es la viva muestra de lo útiles que pueden ser los plásticos, a pesar de lo poco beneficiosos que son desde un punto de vista ecológico y ambiental.

Publicado: 25.SEP.2022

>> Ver más artículos de actualidad

Ingemecánica

Ingeniería, Consultoría y Formación

Barriada de la Paz, 6, 1º izda.

C.P. 41600 - ARAHAL (Sevilla) - ESPAÑA

Tel. 954 840 667 - info@ingemecanica.com

Política de Privacidad

Aviso Legal

H.R.G.