Esta web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Puede encontrar más información y cambiar sus preferencias en la política de cookies

 

¿Puedo utilizar el mismo neumático en
los vehículos eléctricos y de combustión?

 

¿Puedo utilizar el mismo neumático en los vehículos eléctricos y de combustión?

 

 

Posiblemente ya muchos nos estemos planteando la posibilidad de que nuestra próxima compra sea un vehículo eléctrico. Son muchas las ventajas las que nos puede ofrecer un coche 100% eléctrico, entra las cuales están la de ahorrarnos tener que hacer el siempre inoportuno mantenimiento periódico asociado a los motores de combustión como es el cambio de aceite, los filtros, bujías, correas de distribución, etc., así como la de evitarnos las típicas averías asociadas, como son problemas en el sistema de inyección de combustible, la bomba de agua, la admisión del aire, exceso en las emisiones de gases, etc.

Sin embargo, tanto los vehículos eléctricos como los de combustión comparten el mismo sistema de desplazamiento sobre el asfalto, que son las ruedas, y por ende, los neumáticos.

En el caso de los vehículos eléctricos, la resistencia a la rodadura de un neumático adquiere una importancia aún mayor que en un vehículo convencional. Una menor resistencia a la rodadura va a significar una mayor autonomía eléctrica, al tener que emplearse menos energía en mover el vehículo, y por tanto, una mayor eficiencia, al mismo tiempo que contribuye a la sostenibilidad general de tu coche eléctrico.

Aunque en principio, tanto los vehículos eléctricos y de combustión puedan compartir los mismos tipos de neumáticos, conviene pararse a reflexionar sobre tres aspectos que deberían tenerse en cuenta ya que pueden influir en la durabilidad y el comportamiento de los neumáticos, como son, el ruido, el par motor y el peso. A continuación vamos a estudiar cada uno de ellos.

 

Ruido que se produce durante la rodadura de los neumáticos

En un vehículo de combustión, sea de gasolina o diesel, el ruido que se produce es principalmente por motivos mecánicos, ya sea procedente del propio funcionamiento del motor de combustión, o del que produce el sistema de transmisión, compuesta de poleas, correas de distribución, engranajes, etc., por lo que el ruido que genera la rodadura de los neumáticos sobre el asfalto puede que apenas se note.

Sin embargo, un vehículo eléctrico, al no existir motor de combustión, ni válvulas, ni correas de distribución, su funcionamiento es muy silencioso, y el único ruido que se percibe es precisamente el que produce la rodadura de los neumáticos. Por tanto, si empleamos en nuestro vehículo eléctrico un neumático convencional, posiblemente se genere un nivel de ruido que pueda resultar excesivo.

Por ello, los fabricantes de neumáticos están desarrollando neumáticos especiales para vehículos eléctricos, realizados de un material y con un tipo de relieve en su banda de rodadura, que lo hagan más silenciosos al circular, lo cual va a generar una nueva experiencia de conducción, más suave y silenciosa, al reducirse la cantidad de ruido que se transmite a la cabina de pasajeros del vehículo.

 

Par motor que desarrolla los vehículos eléctricos

Otro de los factores que más afecta a la durabilidad de los neumáticos es el par motor (torque) o par de tiro que desarrollan las ruedas motrices.

En efecto, mientras que en los vehículos con motores de combustión el par de tiro que se transmite a las ruedas se realiza de una forma más gradual y amortiguado debido al sistema de transmisión, en los vehículos eléctricos se transmite todo el par motor de una vez y de manera instantánea, lo que significa que aceleran en el momento en que pisas el acelerador. Esto hace que los neumáticos en los vehículos eléctricos sufran un mayor desgaste.

Así, mientras un neumático convencional en un vehículo de gasolina puede durarnos entre 40.000 y 50.000 km, si usáramos ese mismo neumático para nuestro vehículo eléctrico a duras penas nos aguantaría 10.000 km.

Por tanto, además de un buen agarre y una baja resistencia a la rodadura, el compuesto de goma utilizado para los neumáticos de los vehículos eléctricos también deberá proporcionar la máxima robustez que aguante el par motor que transmite un vehículo eléctrico.

Por eso, los fabricantes de neumáticos para vehículos eléctricos están desarrollando nuevos materiales que hagan más resistentes los neumáticos al desgaste.

 

Influencia del peso en la durabilidad de los neumáticos

Otro factor, no menos importante, que puede tener mucha relevancia en la durabilidad de los neumáticos es el peso del vehículo que deben soportar.

En este sentido, los vehículos eléctricos, debido fundamentalmente a las baterías que usan, pesan mucho más que sus homólogos de gasolina. Esta mayor carga que deben soportar los neumáticos también influyen en cierta medida a su durabilidad y causan un mayor desgaste.

Esto es así porque la fuerza de adherencia que se establece entre el neumático y la carretera que hace que ruede el neumático y no deslice, es proporcional al peso del vehículo. Por tanto, a mayor peso, mayor esfuerzo debe desarrollar el neumático y por consiguiente va a sufrir un mayor desgaste.

Pero además, una mayor masa y el aumento de la inercia implican también una mayor distancia de frenado, por lo que el diseño de los neumáticos deberá ser tal que el agarre sea óptimo.

Por ello, y debido al mayor peso de los vehículos eléctricos, los fabricantes están desarrollando una nueva generación de neumáticos extra fuertes con paredes laterales reforzadas y con aditivos especiales de agarre en su composición, para así mejorar el rendimiento de frenado, incluso para el caso de los vehículos eléctricos más pesados.

En resumen, el torque instantáneo, el aumento de peso y la reducción de las emisiones se traduce en una necesidad aún mayor de ofrecer una resistencia mínima a la rodadura, por lo que los fabricantes de neumáticos para coches eléctricos están ofreciendo una nueva generación de neumáticos gracias a los cuales se obtiene una conducción más suave, más eficiente desde el punto de vista energético y de bajo impacto.

Por tanto, recuerda que la elección de unos neumáticos adecuados para tu vehículo eléctrico es esencial para así lograr la eficiencia, el rendimiento de frenado y el kilometraje óptimo para que puedas disfrutar aún más de tu vehículo eléctrico.

 

Publicado: 06.ENE.2023

>> Ver más artículos de actualidad

 

 

 

 

 

Información y consulta:

Hermenegildo Rodríguez Galbarro

info@ingemecanica.com - Tel. 646 166 055

 

 

Ingemecánica

Ingeniería, Consultoría y Formación

Barriada de la Paz, 6, 1º izda.

C.P. 41600 - ARAHAL (Sevilla) - ESPAÑA

Tel. 954 840 667 - info@ingemecanica.com

Política de Privacidad

Aviso Legal

H.R.G.